La Palabra es nuestra mejor guía para ayudarnos a orar, en este apartado te mostramos algunas peticiones de oración que todo seguidor de Jesucristo debe aplicar en su vida.

En mi angustia invoqué al SEÑOR; invoqué a mi Dios. Él oyó mi voz desde su templo, y mi clamor llegó a sus oídos

(2 Sa 22:7).

Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. 

Isaías 55:7

Y aún más, yo estimo como pérdida todas las cosas en vista del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor, por quien lo he perdido todo, y lo considero como basura a fin de ganar a Cristo,

Filipenses 3:18

Pero la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa {que es} por la fe en Jesucristo fuera dada a todos los que creen.

Galatas 3:22

¿Está enfermo alguno de ustedes? Que llame a los ancianos de la iglesia y que oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe dará salud al enfermo, y el Señor lo levantará. Y si ha cometido pecados le serán perdonados. Por tanto, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros de manera que sean sanados. La ferviente oración del justo, obrando eficazmente, puede mucho

Santiago 5: 14-16

Pidan por la paz de Jerusalén: “Vivan tranquilos los que te aman. Haya paz dentro de tus murallas y tranquilidad en tus palacios”

Salmos 122: 6-7

Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén

Mateo 6:13

Los saluda Epafras, quien es uno de ustedes, siervo de Cristo, siempre solícito por ustedes en oración, para que estén firmes como hombres maduros y completamente entregados a toda la voluntad de Dios

Colosenses 4:12

Y el mismo Dios de paz los santifique por completo; que todo su ser tanto espíritu, como alma y cuerpo sea guardado sin mancha en la venida de nuestro Señor Jesucristo

1 Tesalonicenses 5:23

¿No han leído —replicó Jesús— que en el principio el Creador “los hizo hombre y mujer”, y dijo: “Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo”? Así que ya no son dos, sino uno solo. Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.

Mateo 19: 4-6

Sana Doctrina

Digo pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis la concupiscencia de la carne.
Galatas 5:16

Debemos siempre estar muy agradecidos con el Señor por la belleza de su palabra, pues ella no dejará de ser una maravillosa fuente

 

Otros ignoran completamente la realidad espiritual, y el hecho de que la Biblia nos enseña que nuestras batallas son contra.